domingo, 16 de septiembre de 2007

Buenos días, cielo

Hola corazón, quiero empezar diciéndote que, aunque llevemos tiempo sin escribirte nada, papá y yo no hemos dejado de pensar en tí ni un sólo día. Símplemente, hemos pasado unos meses un poco complicados, pero ésto ya te lo contaremos cuando estés en casa con nosotros, y entonces lo entenderás todo. Queremos compartir contigo nuestra inmensa alegría, porque por fin estamos en lista de espera, y ésto significa que ya estamos más cerca de tí. Ahora tenemos que esperar un tiempo para poder ir a buscarte y traerte a casa con nosotros.....se nos hará muy largo el camino, pero tú nos das fuerzas para sobrellevar la espera, porque cada vez que pensamos en tí, en tu carita, en tu piel, en tus sonrisas, en tus besos, en tus abrazos...................
¡¡¡ DIOSSSSSSS, NOS DAS TANTA FUERZA PARA SEGUIR!!!.. eres nuestra alegría, nuestra esperanza, lo eres todo para nosotros, corazón. Ayer papá y yo nos fuimos a la Catedral, y nos emocionamos pensando en el día que vinieras con nosotros.....Para nosotros fue algo muy especial, porque hicimos el mismo recorrido que hacemos en Fallas el día de la Ofrenda, y...uffff...no pude evitar emocionarme y que me saltaran las lágrimas. Cuando seas mayor y vivas con nosotros las Ofrendas a la Cheperudeta, entenderás lo que quiero decir, es algo dificilísimo de explicar, pero ¡¡¡¡ tan bonito de vivir !!!!....Bueno, cielo, aunque todavía estés lejos de nosotros, los papás te sentimos muy cerca. TE QUEREMOS MUCHO Y TE MANDAMOS MIL BESOS TODOS LOS DIAS. Hasta muy pronto, vida mía.

2 comentarios:

fran dijo...

pues sí ! esas emociones ... entiendo perfectamente lo que dices !!!! Ya veras ... emociones vivireis, intensas todas y tan diferentes !!!
Y sí !!!! ellos son nuestra fuerza, nuestros motores !!!
un beso
fran

José Miguel dijo...

Hacía tiempo que no os visitaba por aquí, pero como siempre, me alegro de haberlo hecho. Sois "la caña" y tengo la carne de gallina y las lágrimas en los ojos de leeros. Un beso muy fuerte a los tres.
Os queremos